lunes, 8 de febrero de 2010

Experimento

Este año había decidido hacer un pequeño experimento.
Harta de la hipocrecía y liviandad Facebook en el día de los cumpleaños de las personas, saqué mi fecha de cumpleaños (que se está aproximando) de mi perfil. De esa forma, me va a saludar por mi cumple sólo la gente que realmente se acuerde y que tenga las suficientes ganas de saludarme como para levantar el tubo o utilizar la energía de sus dedos para escribir un mensaje de texto o mail en su defecto.

Quiero sólo saludos genuinos, sentidos y no superficiales. Los otros no me interesan. Así fue que saqué mi fecha de cumpleaños de mi perfil.

Seguí mi postura sin titubear, hasta que hace poco mi amigo "Birri", me habló por MSN:
-¿Qué es eso de andar sacando tu cumpleaños de tu perfil del Facebook, Maruquita? - me escribió.
-Estoy haciendo un experimento. Sólo quiero saludos genuinos este año.
-Ah, porque no me acordaba cuándo era, y me metí en tu perfil para ver cuál era y no estaba.

Esta variante no la pensé. Birri quiere saludarme genuinamente para mi cumple, se fija en el Facebook, y no está la fecha. Es decir, que mi actitud quizás hace que me pierda de saludos genuinos (vía no Facebook) de gente que usa el Facebook como una suerte de agenda. Y los saludos me ponen contenta.

Quizás tenga que volver a poner la fecha, para que esos saluditos que me ponen contenta lleguen.

Vía no Facebook, está claro.

2 comentarios:

  1. O poner otra fecha a ver cuantos se dan cuenta que no es la correcta...

    ResponderEliminar